www.lasluminarias.com

 
 

 Luminarias desde siempre y para siempre

 

Preguntarse sobre el origen de la fiesta de " Las Luminarias" resulta bastante lógico, al menos en nuevas generaciones, ya que cada vez hay menos conocimiento de la relación existente entre los rituales que se nos ofrecen y el sentido más profundo que hasta no hace mucho ha representado.

 

No hay constancia documentada sobre sus orígenes, posiblemente porque siempre estuvo ligada a las tareas propiamente campesinas, como algo inherente; es decir, las Luminarias, aunque con perioricidad anual, eran consideradas como algo cotidiano, nada extraordinario de lo que hubiera que dejar constancia por escrito, como tampoco dejamos escritas las rutinas más habituales de nuestra vida. San Antón ha sido siempre una especie de santo veterinario a quien los ganaderos confiaban el cuidado de sus animales.

 

El fuego purificador era la dosis medicinal de cada año y el humo devuelto al santo su pago en forma de agradecimiento. Incluso, nunca hubo los fastos protocolarios de otras fiestas (basta recordar ques se organizaban desde un particular que ejercía de mayordomo, que nadie estrenaba traje el día de San Antón, que su celebración fue siempre en día laborable, etc). Así pues, en un país de clara tradición oral en la forma de transmitir costumbres, ante la pregunta ¿ desde cuándo existen las Luminarias?, sólo cabe la respuesta que nos dieron nuestros padres y abuelos: desde siempre

 

Entiendo, sin embargo, que las respuestas categóricas no satisfagan la curiosidad. En este sentido, la expresión " desde siempre" podríamos alargarla hasta tiempos mucho más remotos respecto a nuestros ancestros.

 

Para hacer una reflexión de tan largo recorrido es preciso analizar la simbología propia de esta fiesta: el fuego, la época del año, el caballo (el burro también) como herramienta de trabajo, San Antonio Abad y su poder para combatir enfermedades malditas( afecciones cutáneas que producían ardores)  y un entorno marcadamente ganadero.

 

El fuego siempre ha simbolizado al sol, origen y motor de la vida, en las culturas precristianas. Son muchos los ritos paganos que han existido en torno a él, sobre todo en dos momentos clave del año: el solsticio del invierno (el sol empieza a nacer) y el solsticio de verano (el sol alcanza su máxima presencia). En este sentido, la fiesta de S. Antón se sitúa entorno al solsticio de invierno, natalicio del sol en las tradiciones de los pueblos europeos ajenos al imperio romano (bárbaros o extranjeros). No es desdeñable pues, la posibilidad de considerar estos símbolos como reminiscencias  perdurables de nuestro sustrato celta a través de los siglos, sobre todo si tenemos en cuenta la existencia de enclaves  vetones en las cercanías de nuestra villa y que el origen de San Bartolomé de Pinares está ligado a repoblaciones procedentes del norte en tiempos de Alfonso VI, tras la conquista de Toledo. Incluso, entre los rituales más comunes de los pueblos celtas, más de 1.000 años a.C, estaba el de hacer saltar animales por las hogueras con el fin de purificarlos y de aumentar la fertilidad y la salud de sus jinetes.

 

Después del Concilio de Nicea (325) y fundamentalmente a lo largo de la Edad Media, se produce un proceso de reconversión en Europa de los ritos paganos a las nuevas prácticas cristianas. Los nuevos ritos cristianizados mantienen, muchas veces, símbolos anteriores cambiándolos paulativamente de significado. Este podría ser el caso de San Antonio Abad, asociado al fuego ahuyentador de los malos espíritus provocadores de enfermedades cutáneas en las personas y, posteriormente, protector de los animales domésticos; eso sí, dentro de los parámetros del solsticio, que es cuando el fuego adquiere su mayor significado.

 

No sería, pues, descabellado pensar que las Luminarias, tal como las conocemos hoy en S. Bartolomé de Pinares, fueran el resultado de una evolución de ritos ancestrales que acaban contextualizándose en una comunidad de marcado acento ganadero y profundas convicciones religiosas. En este caso, el origen de la fiesta sobrepasaría los propios orígenes del pueblo. Es decir, la expresión "desde siempre" adquiere su máximo valor conceptual.

 

Centrándonos más en nuestros días, observaremos que las Luminarias han experimentado cambios significativos orientados a consolidarse como fiesta de indudable interés turístico, ateniéndose tanto a su raigambre como a su extraordinario atractivo actual. Para entender este proceso evolutivo es necesario remontarnos a finales de la década de los años 70 y principios de los 80, cuando las actividades agrarias y ganaderas ceden terreno a otros sectores emergentes, como es el caso de la construcción o de los servicios. Como consecuencia de este trasvase ocupacional, se redujo notablemente el número de caballerías cuya razón de ser se reducía a las labores del campo, bien como auxiliares de labranza,  como medio de transporte o las dos cosas. Los pocos agricultores y ganaderos que fueron quedando vieron mayor utilidad en los caballos del motor del automóvil. Fueron años críticos en los que la fiesta corrió un serio riesgo de extinción ante la lógica escasez de jumentos y, consecuentemente, de jinetes y lumbres, ya que las actividades que la originaban tendían a desaparecer.

 

Ávila, sinó de contornos cada vez más lejanos.Este auge renovado no significa que la fiesta se haya reinventado, sencillamente se han reavivado las ascuas de sus luminarias haciéndonos ver la importancia que tiene este evento para el futuro de la villa.

 

Los acontecimientos adquieren rango de fiesta mayor (y se toma conciencia de ello) cuando se desligan del quehacer cotidiano que los originaron y son reproducidos en su faceta más lúdica y simbólica por las generaciones posteriores. Fiesta con mayúsculas que deja de ser un apéndice agrario anual y rutinario, aunque bello, para adquirir una nueva dimensión folklórica, evocadora de un estilo de vida que nos ha definido como comunidad. Fiesta que requiere para perpetuarse voluntad popular expresa y conocimiento de la tradición.

 

Esta voluntad ha quedado de manifiesto en los habitantes de San Bartolomé de Pinares con la fundación de la Asociación en Defensa de Las Luminarias y Amigos del Caballo para demostrar que las Luminarias dignifican su figura y la elevan al olimpo de los mitos en un rito repleto de nobleza. Sólo desde la ignorancia de todos estos elementos se pueden originar polémicas absurdas y descontextualizadas en aquellos que confunden actos temerarios puntuales (obviamente punibles) con todo el sentido que representa el ritual (¿quién cuida y quiere más y mejor a los animales que sus dueños?). A nadie se le ocurriría pedir que prohibiesen la ciculación de automóviles porque hubiera un conductor imprudente.

 

Una fiesta "desde siempre" ha de ser también una fiesta "para siempre", Y ese es el reto de las Luminarias. Bien es verdad que existe ya un reconocimiento en ámbitos más generalizados. Para comprobarlo basta ver como ocupan página central y carátula (por encima de fiestas archiconocidas), imágenes de nuestras luminarias en enciclopedias ilustradoras de tradiciones de España (España. Fiestas Populares. Ed AL y MAR, S.L. Madrid, 1997.), o se hacen referencias en fascículos de la misma índole (Enciclopedia de las Fiestas de España. Diario 16, páginas 4 y 5, 1er fascículo, bajo el título de "Fuegos de San Antón".). Pero se requiere para su consolidación un reconocimiento oficial de carácter gubernamental. Reconocimiento que potencie, en tiempos de globalización cultural, la singularidad de un pueblo que busca en sus tradiciones arraigo y subsistencia. Siendo las Luminarias "para siempre", las generaciones venideras no tendrán que preguntar desde cuándo existen, porque sabrán, con escritos o sin ellos, que existieron desde siempre

 
 

.  

 
 

J. Alberto Sáez

 

Toda   la   información   sobre   Las   Luminarias   en   www.lasluminarias.com

 

LA FIESTA

EL SIGNIFICADO  

   LAS CINTAS

 

LOS RAMOS

LAS LUMINARIAS

 SAN ANTÓN

 

YA SABES QUE TODOS LOS AÑOS  PUBLICAMOS UN ESPECIAL DE FOTOS CON LO MEJOR DE LAS FIESTAS, SI QUIERES PARTICIPAR PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS O ENVÍA TUS FOTOS A

correo@lasluminarias.com

 

DÉJANOS TU COMENTARIO EN NUESTRO LIBRO DE VISITAS